jueves, 7 de septiembre de 2017

El enemigo verdadero (III)

¿CÓMO PUEDE SER VENCIDO?


Nos referimos al judaísmo, en cuyo estudio hemos de continuar hoy, pues tiene importancia tal, que de él depende la suerte definitiva del mundo moderno.

 El judaísmo, por medio del liberalismo, se ha apoderado de los pueblos, sustituyendo á la civilización cristiana la civilización materialista, con lo cual se ha hecho dueño de las conciencias y de los bolsillos de las generaciones presentes y futuras.

 Este poder lo ha conseguido y lo sostiene por medio de la prensa racionalista, impía, radical y pornográfica, de la cual son fomentadores y directores; por medio de la masonería, que constituye una fuerza política y social que les hace superiores á los Gobiernos, y por medio del parlamentarismo, que le da los empréstitos y los negocios, con los cuales tiene encadenada á su voluntad la suerte económica de los pueblos, su Hacienda pública, su Bolsa, sus especulaciones y su capital.

 Como hemos dicho otras veces, esta opresión se hace ya intolerable. Se rebelan contra ella las conciencias rectas, los espíritus nobles, que sienten el vacío de la idea católica y que echan á menos aquel lazo sublime que une amorosamente al hombre con Dios, y que de la insuficiencia de lo natural lo eleva, consolándolo, á lo sobrenatural y eterno.

 Y se rebelan contra la obra del judaísmo los que han perdido las riquezas que el judaísmo ha acaparado, y se ahogan en la necesidad que empiezan á sentir. A este número pertenecen clases enteras, como el proletariado, la clase media y las clases altas que no han hecho alianza con el judaísmo poniéndose á su servicio.

 De aquí el doble camino emprendido por las corrientes modernas: una corriente hacía Dios y los principios tradicionales destruídos por el judaísmo para lograr su entronizamiento, y otra contra Dios, extremando la idea sembrada por el judaísmo en busca del remedio en las teorías antisociales y ateas, corriente encarnada en el anarquismo, el socialismo, el nihilismo y todo cuanto puede saciar el odio, la envidia, la codicia y la sed de goce sembrados en todos los descontentos y desdeñados del festín de la civilización moderna.

 Hé aquí las dos corrientes que han de ahogar al judaísmo y poner fin á su explotación social.

 La corriente católica, por su naturaleza, será más lenta en su acción, porque sus armas son pacíficas y no cuenta con la fuerza externa que tiene el judaísmo para debilitar su acción. Verdad es que la Gracia de Dios puede en un instante cambiar los corazones y producir mudanzas que favorezcan la rapidez de su acción. Bien deseamos que así suceda, y las oraciones del pueblo cristiano pueden conseguirlo; pero esto entra en las esferas de lo sobrenatural, y no nos es dado entrar en los secretos de la Providencia.

 Humanamente hablando, tardará más tiempo en producirse una corriente católica de fuerza tal que se imponga á la fuerza del judaísmo y la destruya ó la neutralice, del que puede esperar esta otra fuerza social que perece de necesidad moral y material y exige un pronto remedio.

 Todas las señales dicen que la acción revolucionaria se anticipará á la acción católica.

 Los pueblos más dominados por el judaísmo están en vísperas de la bancarrota, de no poder pagar sus deudas, ni siquiera los intereses de ellas; los presupuestos desequilibrados es imposible que se equilibren de una manera estable y fecunda, porque igualarlos suprimiendo obligaciones y atenciones necesarias es vivir artificialmente y sostener una mentira que no puede durar.

 El anarquismo se extiende, se organiza, se manifiesta, sin que ningún Gobierno se atreva á impedirlo, y apresura la explosión de su terrible venganza.

 Preguntándonos ahora: ¿cómo puede ser vencido el judaismo?, encontramos una respuesta doble: por el anarquismo y por el Catolicismo. Uno y otro pueden darle el golpe de muerte.

 El socialismo, que es una forma templada, y hasta puede ser gubernamental del anarquismo, tiene una doble misión que que nadie más que él puede desempeñar: la de destruir y la de castigar.

 Para poner fin á la funesta obra del judaísmo es preciso derribar las fortalezas desde las que impera; y para ello es preciso que venga un periodo revolucionario, violento, en que un poder imperante diga:

 —¿Por qué hemos de pagar nosotros los despilfarres de la burguesía, y reconocer mansamente los empréstitos y las deudas contraídas á nuestro nombre, es decir, á cargo de las generaciones venideras, extenuándonos para satisfacer intereses de cantidades que no se han empleado en nuestro beneficio ni en el de la nación, sino en agios y especulaciones de burgueses políticos y de banqueros enriquecidos con la sangre de la nación?

 Esto, que han de decir un día las generaciones presentes ó futuras, no hay quien en una situación normal lo diga; es preciso que venga un huracán social que lo haga, y éste ¿no lo vemos venir en el ciclón anarquista?

 Pero además de la abolición de las deudas son necesarias economías radicales y supresión de gastos y obligaciones creadas por el parlamentarismo, que tampoco puede hacer un Gobierno normal, y que sólo una situación violenta y revolucionaria puede realizar.

 Así como el liberalismo hizo por medio de revoluciones, antes que por medios ordenados, la destrucción del edificio social antiguo y cristiano, de la misma manera sólo una gran sacudida social puede destruir el edificio de la civilización moderna, en el cual se guarece el judaísmo.

 Los que temen, y con razón, este sacudimiento social, esta gran revolución que ha de preceder á la regeneración cristiana de la sociedad, única que puede salvarla, háganse cargo de que es necesaria é inevitable para el día en que la Providencia deje de consentir la rebelión moderna, representada y sostenida por el liberalismo y quiera volver á imperar en el mundo civilizado, como tiene derecho á ello y lo ha realizado hasta hace poco, habiéndole redimido con la sangre de Jesucristo.

 Y tengan en cuenta que si viene esta revolución como un hecho necesario es por culpa y voluntad de los católicos. Si se encargaran ellos de dar esta batalla y destruir la obra del judaísmo no dejaría la Providencia á los terribles ejecutores de esta obra el hacerse al mismo tiempo los instrumentos de la Justicia divina, castigando á los unos por el daño que han hecho, á los otros por el que han dejado hacer, y á los demás por no querer hacer los sacrificios que son necesarios para dar la batalla á los enemigos de Dios y de la patria.

 ¿Podrían los católicos dar y ganar esta batalla?

 Lo examinaremos otro día.

El Correo Español (14 de marzo de 1892). «¿Cómo puede ser vencido?», Luis María de Llauder

No hay comentarios:

Publicar un comentario