viernes, 8 de septiembre de 2017

El enemigo verdadero (IV)

¿PUEDEN LOS CATÓLICOS?

La Francia católica atacada por los masones, dibujo de Achille Lemot 
para el periódico Le Pèlerin, 12 de octubre de 1902.

 Sentado que la funesta acción social del judaísmo no puede ser destruída por la revolución violenta, por la reacción de las clases proletarias perjudicadas por esta acción ó por obra del Catolicismo; demostrado que el anarquismo se prepara para llevarla á cabo, pero temerosos de la sangre y ruinas que ha de ocasionar tan fuerte sacudida social, nos preguntamos: ¿puede la acción católica poner fin al imperio del judaísmo, evitando así la tremenda crisis revolucionaria? A darle respuesta vamos á dedicar este artículo.

 Esta, en principio, es. decididamente afirmativa. La acción católica tiene fuerza y virtud para lograr este triunfo contra su pérfido enemigo, que lo es al mismo tiempo de la sociedad, la cual no puede sufrir por más tiempo su pesado yugo.

 Si no fuera posible no se esforzaría tanto la voz de la Iglesia por excitar á los católicos á que luchen por conseguirlo. De tal suerte, que sólo con obedecer á las enseñanzas de la Iglesia y poner en práctica sus amonestaciones, quedarían resueltas todas las cuestiones religiosas, políticas y sociales planteadas por el judaísmo, y que han destruido el orden moral y material de los pueblos.

 Toda la cuestión está, pues, en saber si el remedio será puesto en ejecución ó no, y si se encontrarán los elementos necesarios para crear con ellos una fuerza efectiva, práctica, que produzca el cambio que ha de realizarse en cada nación para conseguir el triunfo.

 Dejando por hoy la situación en que, respecto á este punto, se hallan los demás pueblos amenazados ó perturbados, vamos á fijarnos solamente en nuestra patria.

 Es indudable que España es la nación de Europa que cuenta con mayor número de católicos, donde la fe y el sentimiento religioso conservan más hondas raíces, aun en medio del espantoso indiferentismo que se ha producido en ella.

 Por esta razón debería ser el pueblo donde menos elementos revolucionarios habría de encontrarse; y así es. Lo que hay es que cada anarquista, cada revolucionario vale por dos ó tres, comparados con los de otras naciones. La razón es fácil de comprender.

 En España el que no teme á Dios, el que no encuentra un freno en su conciencia, no teme á la ley ni á la fuerza, porque ve que á la primera no la respeta nadie, y á la segunda le gusta hacerle frente, por efecto de los hábitos de lucha que han quedado después de ocho siglos de guerrear contra los moros, contra los invasores de nuestra patria y contra los enemigos de su honra ó de sus tradiciones, dentro y fuera de la Península.

 El español se apasiona por sus ideales; cuando penetran en su inteligencia, en seguida se apoderan de su corazón y arde en deseos de reducirlos á la práctica, sin discurrir, sin temer, sólo aprovechando la oportunidad que se le presente de obrar.

 En lo cual se distingue de los demás pueblos, en los cuales el respeto á la ley se ha infiltrado en las costumbres públicas por efecto de la seguridad de que su acción no puede burlarse, en los cuales la cabeza discurre con frialdad y la acción es calculada, y por consiguiente no siempre efectiva.

 Por esto en España es imposible la República ordenada y todo Gobierno popular dentro de la revolución, porque falta esta calma que contiene y este freno que evita los desbordamientos irreflexivos.

 Pues bien: en España existen mejores disposiciones para trabar la batalla definitiva que en ninguna otra nación, porque aquí todos los elementos de acción viven siempre con el fusil cargado y el gatillo levantado; los demagogos dispuestos alanzarse á la menor debilidad en el poder, y los católicos á salvar las tradiciones y los intereses patrios.

 ¿Quién diría que en el fondo todos aspiran á lo mismo? Pues es la verdad, porque todos se proponen matar lo que es causa de su desgracia, de los males de la nación, y sólo se distinguen en el fin, que para unos es de destrucción social contra toda autoridad, y en los otros de regeneración social por medio de la autoridad divina y humana.

 En las demás naciones los campos opuestos se hallan en muy distintas condiciones. Los anarquistas no encuentran en frente de sí un principio contrario; el Catolicismo no representa en ellas una fuerza social; los católicos son individualidades, grupos parlamentarios á lo más, pero no una comunión organizada, dirigida, armada y aguerrida. En esas naciones la demagogia no encuentra más que la fuerza material que la contenga, pero no una afirmación contraria radicalmente; luchan liberales contra liberales, nunca revolucionarios contra católicos. El vencedor, pues, no puede salvar nada.

 En España el parlamentarismo organiza y produce más daño que en ninguna otra nación, porque se implantó en terreno que le era adverso; ha vivido por la violencia, con la tiranía de sus explotadores, y no puede resistir á la hostilidad y repugnancia que encuentra en la masa de la nación. Muere y no dejará sucesión, porque no vivirá ninguno de los retoños que se reproduzcan, pues no los podrá resistir la nación; á la sombra de este árbol funesto no nacerá la hierba siquiera; no podrán vivir ni las almas ni los cuerpos.

 En las demás naciones el liberalismo ha nacido y crecido espontáneamente, porque el terreno se estaba preparando desde hace siglos para recibirlo; por esto cuando muere en una forma se reproduce en otra, y vive y vivirá, porque el suelo, que es poco católico, no le rechaza mientras conserve la prosperidad material y sea posible la vida siquiera del cuerpo á su sombra; lo cual también concluirá en su día, aunque más lejano.

 Y hemos entrado en este orden de consideraciones antes de estudiar cómo la acción católica puede lograr el triunfo sobre la obra del judaísmo prescindiendo de la acción del anarquismo, para demostrar que el problema que en otras naciones ofrece largas, porque ni el liberalismo está pereciendo en ellas, ni hay que pensar en que la acción católica tenga fuerzas todavía para dar la batalla definitiva, en España es problema de urgente resolución, que se desenvolverá por sí mismo y nos lo encontraremos el mejor día en mitad de la calle hablando por boca de la anarquía y de la crisis social.

 Dado que en España el problema es completo, pues abarca el orden moral y el material, ya que ha dejado á la sociedad sin creencias y sin dinero, y la salvación consiste en devolverle uno y otro, dándole virtudes, sin las cuales es imposible la moralidad en ningún terreno, y prosperidad, sin la cual no puede vivir; dado que el problema tiene tales condiciones que sólo el Catolicismo puede resolverlo, queda dicho con esto que sólo con establecer un Gobierno católico que viviera coa principios opuestos á los del liberalismo, siguiendo la tradición española, es decir, plantando el árbol gubernamental que el suelo de nuestra España apetece, por ser el natural suyo, quedaría destruida la obra del judaísmo en nuestra patria, como se seca el estanque al que se cortan las corrientes que lo alimentan.

 Y esto se comprenderá fácilmente desde el momento en que se estudie lo que sería un Gobierno de esta clase.

 El usurero no tiene que hacer en una casa rica; donde hace su negocio es en la casa pobre, á la cual saca de ahogos hasta que le ha chupado toda su sustancia y la ha puesto á vivir de limosna ó en el caso de emigrar.

 Pues bien: un Gobierno no parlamentario ni liberal, sino verdaderamente representativo, en que los Gobiernos no vivan de las mayorías ni necesiten alimentar el caciquismo, ni enriquecer á los amigos, ni cubrir sus inmoralidades, puede hacer economías, reprimir irregularidades, evitar despilfarros, cosa que ningún Gobierno parlamentario puede lograr, siendo prueba de ello el que desde que existe el sistema no lo ha hecho, y cada día le es más imposible hacerlo.

 Un Gobierno de esta clase forzosamente ha de ser económico; lo cual han confesado siempre los liberales al decir que su sistema es mejor aunque es más caro. Siendo más económico, no sólo habría de saldar el presupuesto sin déficit, sino que habría de disminuir los impuestos, que reformaría moralizándolos, y habría de atender al fomento de la riqueza pública con la construcción de vías de comunicación, canales y tantas otras facilidades que exige el estado de adelanto en que se hallan las demás naciones.

 No teniendo que hacer empréstitos ¿no cerraríamos la puerta al judaismo, que es el usurero de las naciones? Nada tendría que hacer aquí. ¿Qué inportaría que quisiera hacer subir ó bajar a Bolsa, si el Gobierno la pondría al tipo más alto á que puede llegar, con la seguridad de que los intereses están asegurados con la prosperidad y desahogo de la Hacienda publica?

 Cuando el papel del Estado no diera, como en Inglaterra, ni el 3 por 100, ¿no quedaría resuelto por sí misiio el problema capital de la economía moderna, que es el desequilibrio entre la renta que producen la propiedad y la industria, y lo que se saca de los valores de la Bolsa, que ha hecho improductivos tantos capitales y arruinado las fuentes de riqueza pública y privada?

 ¿No tendríamos resuelta la cuestión de los cambios con el desarrollo que tendría la producción nacional auxiliada con los capitales que ahora huyen de ella, y que volverían desde el momento que rindiera más la propiedad y el trabajo que los valores públicos?

 ¿No tendríamos resuelta la cuestión obrera, es decir, aliviada la suerte del trabajador, que es la víctima de todos estos desequilibrios económicos, los cuales le dejan sin trabajo y, por consiguiente, sin lo que necesita para satisfacer sus racionales necesidades?

 Y que estas economía serían consecuencia natural y forzosa del cambio de sistema, se comprenderá, demás de lo dicho, con que muchas de las cargas que el Estado liberal ha acaparado para dominarlo todo, unas volverían á tener vida propia, y otras, con la descentralización, se satisfarían con menor gasto por las provincias y Municipios. ¿No se ha visto cómo las Provincias Vascongadas, las más pobres quizá de España, entregadas á sí mismas, estaban provistas de las mejores y más numerosas carreteras de España, la enseñanza pública era modelo, nada faltaba á las iglesias, la industria prosperaba y el bienestar las hacía unos oasis en medio de la aridez y penuria del resto de España?

 El Gobierno que consiguiera que entrase en las arcas del Tesoro lo que legalmente ha de entrar, esto es, que todos tributaran, que nada se ocultara por los caciques, que no hubiera arreglos y otros tratos, ni negocios escandalosos, ni otros agios, ¿no atraería á las arcas del Tesoro unos ingresos que le darían desahogo hasta para amortizar Deuda consolidada?

 Pues bien: un Gobierno católico, ajeno por completo al sistema liberal, rebajando las gabelas que harían gravosísimo el rigor en el cumplimiento de leyes tributarias tan gravosas como las actuales, que hiciera que no se defraudara en los ingresos ni en las salidas, ¡qué sobrantes más enormes no tendría!

 Resuelta la cuestión económica, ó sea la material, quedaría sólo la moral para destruir la acción del judaísmo... Pero como este punto no puede desarrollarse en este artículo, ya sobrado extenso, lo dejamos para otro día.

El Correo Español (18 de marzo de 1892). «¿Pueden los católicos?», Luis María de Llauder

No hay comentarios:

Publicar un comentario