miércoles, 6 de septiembre de 2017

El enemigo verdadero (II)

¿QUIÉN LO VENCERÁ?

Sí; ¿quién vencerá al judaísmo, que tiene hoy esclavizado al pueblo de Dios?

 El judaísmo representa una idea; no puede vencerlo, pues, más que otra idea. Es, además, una fuerza; no puede dominarlo, pues, más que otra fuerza. Así es cómo se ha de presentar la cuestión.

 La idea que el judaísmo representa es la idea anticatólica; la idea, pues, que ha de luchar contra él no puede ser otra que, la idea católica.


 Que esta idea católica hoy está vencida en el orden del derecho público de las naciones, en las costumbres, en casi todas las manifestaciones de la vida social; sea. Pero téngase en cuenta que cuanto dure este vencimiento, tanto durará el poder y la tiranía del judaísmo.

 Hoy domina éste por medio de la masonería y del liberalismo. Pues mientras dure esta dominación durarán los males sociales que produce.

 Pero como los males no pueden permanecer estacionarios, siquiera porque la resistencia del enfermo va agotándose, tienen forzosamente que disminuir ó aumentar. Disminuir, los hechos demuestran que esto no es ni puede ser; tienen, por consiguiente, que aumentar.

 Y como á una acción social corresponde una reacción, siempre que aquélla sea violenta, de aquí que la acción deletérea y corrosiva del liberalismo ha de producir una reacción tanto más fuerte cuanto más nociva aquélla sea.

 Esta reacción toma dos formas: una es la reacción hija de la acción, y otra la reacción opuesta á la acción. O sea la anarquista y la católica. Y he aquí cómo hoy se nos presenta otra vez la lucha en el terreno religioso como el alma, el fondo de la cuestión social.

 El Catolicismo fué arrojado de la sociedad por el liberalismo, y ahora se nos presenta otra vez el Catolicismo en lucha contra todos los enemigos de la sociedad, como única salvación que le queda.

 De esto resulta que hoy el judaísmo se encuentra entre dos enemigos que quieren destruirlo: el anarquismo, por él creado, y el Catolicismo, superior y no aplastado, aunque aherrojado por él.

 El primero es enemigo según la carne, esto es, según la lógica y orden natural de los hechos; el otro es enemigo según Dios, esto es, enemigo superior. Desde el momento en que el judaísmo ha separado á los hombres de la obediencia al Evangelio, dejándoles sin esperanzas en una vida mejor, y no ha podido darles la felicidad sobre la tierra que otros poseen y única que les han enseñado á buscar, ha debido crearse enemigos envidiosos y desesperados en el pueblo y en los ambiciosos sin freno.

 A este pueblo le ha tomado hasta aquí por instrumento; ahora el instrumento quiere trabajar por su cuenta; quiere lograr por si mismo lo que halagándole y engañándole le habían prometido los que gobiernan el mundo en nombre de las conquistas de la razón humana libre é independiente.

 La anarquía era imposible que dejara de salir del liberalismo. Los explotados y degradados por el judaísmo, con auxilio de la falsa libertad ó del libertinaje que les concedió, no podían dejar de ser anarquistas.

 Y por más que los perspicaces hubieran de adivinarlo,no por esto se detuvieron, creyendo que esto tardaría en suceder y que no les faltarían medios para ir dominando la explosión del anarquismo.

 Pero el otro enemigo del judaísmo, que es enemigo según Dios, es decir, suscitado por Jesucristo, que ha dicho que la Iglesia triunfaría de todos sus perseguidores, éste va desarrollándose y preparándose para salvar á la sociedad después que el otro enemigo haya ejercido sus funciones de venganza y exterminio.

 No sabemos si habrá todavía quien diga que esto del anarquismo no es temible, y que á lo más puede producir sólo conflictos y explosiones pasajeras. Para los que tan escasos de raciocinio se hallan es inútil escribir.

 Nosotros decimos, y la historia consignará el valor de nuestros juicios, que si el anarquismo no hubiera venido por generación natural del liberalismo y del satanismo, vendría por obra de Dios, quien suscitaría la fuerza humana que ha de destruir la obra del judaísmo.

 Cuando llegó la hora de poner fin al degradado Imperio romano, no había anarquismo con fuerzas suficientes para obrar esta destrucción; y en falta de él la Providencia suscitó á los bárbaros del Norte, que por la fuerza destruyeron la obra del paganismo romano.

 Cuando la Providencia quiso acabar más tarde con el Imperio de Oriente, á falta de enemigos naturales con poder suficiente para derribarlo, consintió que este enemigo fuera el mahometismo, que todavía conserva las conquistas que entonces hizo.

 A un pueblo degradado por el paganismo lo hizo dominar por un pueblo bárbaro. Y porque este pueblo bárbaro abrió los ojos y el corazón á la ley del Catolicismo, civilizó á Europa y la hizo grande hasta darle el imperio del mundo.

 A un Imperio cismático lo hizo destruir por otro pueblo herético; y porque este pueblo no ha querido abrigar la verdad del Evangelio, continúa todavía en la degradación y en el embrutecimiento.

 Pues bien: de esta misma manera, á una sociedad como la actual, paganizada por el judaísmo, la Providencia le prepara la invasión de masas aún más paganizadas y más revolucionarias que las que crearon al liberalismo, para que destruya á éste y tras él desaparezca el judaísmo. Esto está ya en ejecución, y por consiguiente debe estar á la vista de todos.

 La reacción católica, que se manifiesta por la importancia cada vez mayor que adquiere el Pontificado romano, por el eco cada día más fuerte que responde á la voz de la Iglesia y por la actividad que se nota en su vida social, indica claramente que la Providencia no quiere dejar á la raza latina en poder del anarquismo, sino que prepara su obra de regeneración para cuando éste haya concluido su tarea demoledora.

 Si el anarquismo no destruyera las fortalezas del judaísmo, ¿quién podría destruirlas sin la intervención directa de la Providencia?

 El carlismo, única fuerza que queda en Europa contraria á la revolución creada por el judaísmo, ha intentado varias veces darle la batalla y ha acometido la empresa de vencerle; pero no pudo conseguirlo porque el mismo judaísmo proporcionó todos los elementos necesarios para rechazarlo, desde el dinero, que es el nervio de la guerra y el dominador de las conciencias enfermas, hasta las influencias diplomáticas, el auxilio de la prensa y las simpatías y las ceguedades de gentes que se creen de orden.

 Libre de este enemigo, quedó de nuevo dominante el judaísmo. Mas hoy se presenta otro enemigo enfrente de él; enemigo que no se dirige expresamente contra el judaísmo, sino contra esa masa inmensa de burgueses que rodean el Trono donde impera el judaísmo y donde reparte sus beneficios sobre los que le sirven y defienden. Con lo que se encuentran todos esos burgueses, enemigos jurados del carlismo, con una cosa que no esperaban: con que estos otros enemigos de los carlistas, llamados el socialismo y el anarquismo, en lugar de agradecerles el habernos impedido el triunfo, se vuelven contra ellos, y puñal y cartucho de dinamita en mano les piden el reparto de cuanto poseen y además su sangre para saciar en ella sus rencorosas venganzas.

 ¿Con qué fuerzas cuentan los burgueses para defender á los judíos que les han esclavizado y para defenderse ellos mismos?

 ¿Con la fuerza material?

 ¡Bah! Los anarquistas cuentan contra ellos con tres fuerzas, y bien valen más tres fuerzas que una.

 Estas son: la fuerza moral, que les asiste contra los que los han engañado, corrompido y dado el ejemplo que quieren seguir; la fuerza del número, que es una fuerza material de alto poder, y la fuerza que reciben de Dios, que les hace instrumentos de sus venganzas.

 Duerman, pues, tranquilos los burgueses, y sigan odiando á los carlistas, sin pensar en quién les defenderá; que los que gobiernan, cuando se vean impotentes, con echar á correr al Extranjero ya procurarán salvarse.....

 Por hoy no decimos más.

El Correo Español (2 de marzo de 1892). «¿Quién lo vencerá?», Luis María de Llauder

No hay comentarios:

Publicar un comentario