martes, 27 de marzo de 2018

La Reconquista de Vigo: Una contienda contrarrevolucionaria


Vigo fue el primer lugar de España en el que se consiguió expulsar a las tropas francesas. En esta ciudad, se celebra cada vez con mayor fuerza y repercusión este acontecimiento, iniciado un 28 de marzo de 1809. No obstante, se percibe en el ambiente una falsa interpretación del mismo. Parece que este hecho histórico lo quisieran presentar como una suerte de revolución popular de tintes izquierdistas y casi pre-separatistas. Nada más lejos de la realidad, pues si algo destaca la Reconquista de Vigo es que sigue los patrones del resto de levantamientos que se producen en  el resto de España contra la Francia revolucionaria. Es más, si cabe, la Reconquista de Vigo tiene una mayor esencia ultrarrealista. Porque ésta no fue una revolución popular, sino una contrarrevolución popular, no fue pre-separatista sino españolísima, no fue republicana sino monárquica, no fue libertaria sino católica a machamartillo.

«Los frailes de la Reconquista de Vigo», artículo publicado en La Voz de Galicia el 17 de agosto del 2014.

Conocen bien la realidad de la Reconquista de Vigo los que han estudiado a conciencia este acontecimiento histórico. Saben perfectamente cuál fue el sentir popular del Vigo del momento. Son conscientes que, si se levantaron fue, primero de todo, en defensa de la unión sagrada del Altar y del Trono. Porque el ejército francés no representaba simplemente una invasión, sino la internacionalización del liberalismo y el intento de dar paso a la revolución liberal en España. Tal es así que los liberales más exaltados (y también no pocos moderados) no dudaron en apoyar a los invasores franceses. Tan cierto es esto que, de la misma forma que el pueblo reaccionó con firmeza y contundencia contra los franceses que venían a imponer la revolución, tan sólo diez años después, ese mismo pueblo, recibiría con honores y sin oposición alguna a otro ejército francés, a los Cien Mil Hijos de San Luis que, en este caso, venía a restaurar el Antiguo Régimen en España. 

Cayetano de Parada y Pérez de Limia, el alcalde de Bouzas. Hidalgo natural de Ginzo de Limia, fue un acérrimo contrarrevolucionario que se levantó en armas con 65 años. A pesar de ello, cuando le aconsejaban que descansase, él siempre respondía: «Como soy tan viejo como creyente, si con los míos no perezco en la empresa, poco me quedará para descansar». Años después se volvería a levantar alistado en las guerrillas ultrarrealistas.

Esta es la verdad sobre la Guerra de la Independencia y en la Reconquista constatamos que se cumplen a la perfección los motivos que llevaron al levantamiento de la ciudad. De hecho, en el caso de Vigo, quiénes organizan el levantamiento eran casi todos contrarrevolucionarios. Desde don Juan Rosendo Arias (el Abad de Valladares) hasta el principal cabecilla de la Reconquista, Cachamuíña, que sufrió multas y hasta la prisón durante los períodos constitucionalistas por su oposición a estos. Desde el alcalde de Bouzas Cayetano de Parada, hasta el alcalde de Vigo Francisco Javier Vázquez Varela. Todos ellos se levantaron en defensa del Altar y del Trono. Todos ellos se levantaron contra el liberalismo. Es injusto, pues, disfrazar esta realidad histórica y camuflar los verdaderos impulsos que llevaron a este hecho.

A la izquierda un retrato de Buenaventura Marcó del Pont, en la imagen central, un plano de la Concatedral de Santa María que él reconstruyó y a la derecha, un grabado del Cristo de la Victoria que Marcó del Pont donó tras la Reconquista.

Por último, cabe destacar el papel que tuvo la familia Marcó del Pont durante esta contienda y que muestra que los motivos que provocaron la Guerra de la Independencia fueron los mismo que llevaron a la Primera Guerra Carlista. Así, los Marcó del Pont participaron activamente en la Reconquista. Buenaventura, el padre, ya anciano, reconstruyó la Concatedral de Santa María de Vigo y donó la talla de la principal imagen de devoción local: El Cristo de la Victoria; llamado así por la victoria del pueblo vigués sobre los revolucionarios franceses. También, la familia Marcó del Pont financió a la Regencia de Urgel, a los Cien Mil Hijos de San Luis, a los agraviados catalanes (los primeros en gritar el «¡Viva Carlos V!») y a la Causa Carlista. Juan José Marcó del Pont (Ministro de Hacienda de Carlos V y que da nombre al joven círculo carlista vigués) directamente arruina su fortuna familiar en favor de la Causa y muere exiliado y su hermano, Manuel María, fue mártir de la Tradición, pereciendo en el combate durante la Primera Guerra. Pero es que además, otros de sus hermanos también habían combatido en la América española en contra de las independencias. ¿A qué concluimos con esto? A constatar, con un hecho histórico, la Reconquista de Vigo y con el ejemplo de una familia, los Marcó del Pont, la correlación que hay del carlismo como continuación y misma expresión de las causas profundas que provocaron el levantamiento de los españoles en la Guerra de la Independencia. Por lo tanto y en honor a la verdad, esperemos que en la ciudad de Vigo tengan todo esto en cuenta cuando realicen la representación de la Reconquista, pero me temo que se seguirá ocultando la realidad de este acontecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario